martes, 17 de agosto de 2010

Homenaje a Rudolf Hess


Cuando en 1954 le preguntaron al poeta alemán Hanns Grimm “¿Dónde está Alemania?”, él respondió: “Alemania está en la prisión de Spandau, en la celda de Rudolf Hess”. Los aliados prohibieron su nombre, hablaban del “prisionero numero siete”. El prisionero numero siete transcurrió estoico y altivo cuarenta y seis años de carcel, sin pedir perdón. Comprended - escribió a su familia – mi honor importa mas que mi libertad. El 17 de Agosto de 1987 fue estrangulado por dos agentes del S.A.S británico. En Wunsiedel, pequeña ciudad alemana, cercana a Bayreuth, esta su tumba. Las autoridades han prohibido las marchas de la juventud Nacional Socialista de Europa a rendir aquí su homenaje. Hombre libre es quien se atreve a elegir sus héroes.


Pero no pueden impedir que cientos de hermanas y hermanos blancos rindan un sentido homenaje cada año a su HEROE.

Que todos entiendan que el sentido de este homenaje no es para el presente, hablamos solo para quienes intuyen que hay un puente en el ahora casual y la ciclicidad del destino. Para nosotros la historia acontece como contacto del tiempo con el ser ario e indoeuropeo, indestructible, en eterno retorno de héroes, mitos y arquetipos. En su ensayo premiado en 1921 escribía Hess: “Si queremos buscar lo que probablemente ocurrirá en el fututo, debemos volver la mirada al pasado. La historia se repite a grandes rasgos. Al estallido de enfermedades semejantes siguen como médicos hombres de carácter similar”. Rudolf Hess, miembro de la Sociedad Thule y discípulo de Karl Haushofer sabía lo que estaba diciendo y obro en consecuencia. Los vencedores de Yalta condenaron por “crímenes contra la paz” a quien hizo cuanto estaba en su poder para acabar con la guerra. Esto pertenece a la lógica de un sistema criminal que es enemigo de la raza blanca y de todos los pueblos.


En el Tribunal de Nuremberg, Hess rehusó defenderse y solo rompió su silencio para declarar ante sus jueces vencedores: “Me alegra saber que he cumplido con mi deber para con mi pueblo, mi deber como alemán, como nacional socialista, como leal lugarteniente de mi Führer. No me arrepiento de nada. Si estuviera de nuevo al principio, volvería a obrar como obré, aunque supiera que al final haya de arder en una hoguera para mi muerte en llamas. Compareceré delante del Todo poderoso. A el le prestare mis cuentas y se que al final me absolverá.”


El 17 de Agosto todos los Nacional Socialistas del mundo homenajearan a Rudolf Hess, incluyendo la celebración de diferentes actos en la Republica Judía de Alemania, y a pesar de la brutal, exagerada y desproporcionada represión que se sufre en esa fecha, que lo único que demuestra es la hipocresía y el terror de la mafia judía y su sistema usurero-democrático, para esconderle la verdad al pueblo. ¡Honor y Gloria a nuestros héroes!


Rudolf Hess, a pesar de soportar 46 años de sádicas torturas, por parte de judíos, comunistas, masones, liberales, homosexuales, drogadictos, en fin: de todo el "mundo democrático", se mantuvo completamente lúcido hasta el último día de su vida. Así lo demuestran las numerosas cartas que le envió desde la cárcel a su hijo y a su esposa. En ellas hablaba de todos los temas: literatura, música, ingeniería, astronomía, política, filosofía, etc. En estas le aconsejaba a su hijo sobre las lecturas o los estudios a seguir.


Indudablemente Rudolf Hess, poseía un intelecto superior y todo ese bagaje cultural lo volcó en sus cartas. A continuación algunas de ellas:



Spandau, 15/6/1957


He recibido tu obra de aprendizaje, dactilografiada y en el más moderno estilo literario; con desprecio de las mayúsculas y la habitual puntuación, el lector corriente tiene que adivinar dónde comienzan las frases y dónde terminan (sonrie). Pero no te desanimes por causa de las críticas de este severo padre y sigue con las prácticas de mecanografía; mediante los sucesivos ejercicios llegarás a ser, si no maestro, por lo menos un oficial o por lo menos un oficial o por lo menos un aprendiz que conocerá de manera tan perfecta su actividad manual -o mejor, actividad digital- hasta el punto de no necesitar más lecciones que las previstas en tales casos. Trata de pensar constantemente en ello: hay también márgenes, puntos y comas que luego iran colocandose por sí mismos y sin mayor preocupación en los lugares que les corresponden.



Me preguntas si estoy de acuerdo con tus estudios mecanografiados y la actividad que en materia escolar llevas en la actualidad. Les ocurre a muchos que experimentan dudas y vacilaciones en el curso de sus estudios, sobre si han hecho bien su elección. Cambiar tempranamente de camino es buena cosa -como ocurrre contigo- porque por lo menos no se ha experimentado pérdida alguna de tiempo. Claro que no puede, en ningún caso considerare como enteramente perdida, puesto que todos los conocimientos que se adquieren resultan útiles en un momento o en otro. En caso de que ahora no te des cuenta de esta actividad, lo cierto es que contribuyen a dotarte de un sentido de autodisciplina y responsabilidad que resultan útiles en la escuela del pensamiento y la vida. Considero por ello que tu madre tiene razón cuando considera que en todos los casos debes, dada tu juventud, apretar los dientes y seguir obstinadamente adelante. No es lícito soltarse a sí mismo las riendas, tanto de una manera exterior como interna, con la excusa de que "no es lo que se deseaba". Procura tascar el freno y exclama, dirigiéndote a tí mismo: "¡Contención, contención !"


Ya te he dicho que la época de los estudios indistintos sirve para completar tu cultura general y no debe considerarse, por ello, como tiempo perdido. ¿Asistes a conferencias sobre temas jurídicos? ¿Tomas parte en ejercicios de oratoria? Es importante alcanzar un alto nivel de formación general, puesto que resulta así bastante más facil alcanzar más tarde un puesto destacado. En todas las profesiones hay zonas marginales y limítrofes, cuyo dominio se hace mucho más facil con una formación elevada, que posibilite el examen y la ponderada reflexión.



Para orientarse en cualquier dirección hay que considerar con atención las cosas y efectuar luego las necesarias combinaciones. Cuanto más alto se llega más forzosamente se hace ello necesario si no se quiere ver las cosas desde una perspectiva muy baja y unilateral como es el caso de tantos especialistas, sino que se desea tender la vista soberana desde los más altos puntos de mira.



Te aconsejo que al elegir tus lecturas tengas siempre presente que han de contribuir poderosamente a la formación general. Las novelas contribuyen tan sólo excepcionalmente a tales finalidades y en mucho mayor grado, las descripciones de viajes, las memorias de personajes importantes, así como algunas vivaces descripciones históricas. De todos modos, la Historia no tiene que presentarse de una manera seca y difícil. La literatura de vuelos demasiados líricos y considerable dosis de fantasía, solamente puede ofrecer provecho cuando se trata de autores consagrados y tiene una muy patente calidad. Existen también libros de física e historia natural que tienen un gran interés; los paralelos trazados con ejemplos de la Naturaleza pueden resultar muy convincentes en una conversación. Si en tu actividad vital te has trazado una meta muy alta, no puedes contentarte con lo que es normal y corriente en todos los órdenes.



Ello es válido incluso si los caminos de la vida te llevan a ser comerciante, actividad contra la cual no tengo en rigor nada en contra; en tal caso tu objetivo tendrá que se alcanzar la categoría de "señor del comercio", es decir, algo así como un "real comerciante". Trazado este camino, no debes creer que resulte fácil, ni mucho menos: la marcha hacia la cumbre nos obliga a atravesar con frecuencia profundas hondonadas y áridas planicies, cuesta mucho sudor y exige una gran fuerza de voluntad y llegado a la parte superior la posición resulta en definitiva más soberana que en la mayor parte de las otras actividades o profesiones. Quizás te aclare bastante sobre todo ello el viaje al mundo extranjero, que contribuirá singularmente a ampliar tus conceptos en todo este sentido.



Spandau, 22/6/1957


...piensa siempre una de las premisas, para la actividad intelectual de alto nivel es la capacidad de concentración. Tan sólo la concentración en una actividad permite dominarla en un espacio de tiempo mínimo y llegar a una actividad espiritual auténticamente efectiva. Pero si bien te recomiendo mantenerte alejado de las diversiones, no quiero que te conviertas en un cascarrabias, en un seco ambicioso. Todo lo contrario precisamente la falta de concentración puede llevar a ello, impulsar al trabajo penoso cuando se desea llevar algo a cabo, se encuentra duro el estudio y surge así la sensación de que la profesión elegida no le cuadra a uno. Pero es el caso de que ocurre igual, en idénticas circunstancias. Solamente la seria introspección de sí mismo, el examen de las propias posibilidades y la concentración absoluta permiten que el fenómeno cambie radicalmente de signo y que se despierte y acreciente el interés. Cuanto mayor es esta profundización, más satisfactorio se encuentra el trabajo, que puede convertirse en auténtica pasión, sea cual fuere la actividad elegida.



No tienes que esperar, empero, que todo te salga bien a la primera. Quizás resulte mucho mejor conseguir las cosas con esfuerzo, ya que así se valora mucho más su posesión. Para huir de todas las tentaciones que puedan tenderte los demonios de la distracción, lo mejor sería que te fuera posible frecuentar una escuela superior lejos de todas las "bendiciones" de la civilización, en medio del bosque, si ellos existiera o en un convento (sonrie) con muchos libros, donde te sentaras con los oídos tapados para que no llegaran hasta tí los rumores del mundo. Si me fuera posible venir de nuevo al mundo y emprender otra vez mis estudios escogería el convento... entendiendo por ello "conventos laicos", claro está.



En suma: procura mantenerte alejado de todo durante los estudios; escoge entre el nivel discreto y normal, que te llevará a una existencia gris y sin grandes alicientes o la preparación intensa susceptible de conducirte hasta las altas cimas. ¡Escoge !


Spandau, 22/11/1958


En tu cumpleaños te deseo de todo corarzón lo mejor para tu futuro, sobre todo por no ser un aniversario corriente, sino aquel que te hace mayor de edad. Como hombre plenamente responsable, adquieres así en parte tus derechos... aunque limitados en la práctica por una material falta de iniciativa, hasta que también puedas adquirir independencia en este aspecto. He dicho antes que adquieres sólo en parte tus derechos, en parte, puesto que se circunscriben claro está, a los deberes y las limitaciones que la propia libertad y responsabilidad establecen, tanto hacia tu propia persona como en lo que atañe al prójimo que te rodea.



Que tengas suerte en todos los caminos de tu vida! Pero no confíes en esta ayuda incierta que es la suerte y harás bien en tener en cuenta que tienen razón aquellos que consideran que sólo los capaces tienen suerte de una manera permanente. Procura así mantener siempre la entereza, que no te falte el valor; haz gala de constancia, tanto en aquellas tareas que la vida te plantee como en aquellos otros deberes que tú mismo te señales.


Que las palabras de Goethe sean siempre tu lema:


Pensamientos cobardes
vacilaciones constantes,
timideces temerosas,
lamentaciones femeninas,
no te harán libre.
Oponerse con fuerza
a las violencias;
nunca ceder
mostrarse fuerte
Te echarán en los brazos de los dioses.

No olvides las propias violencias a que pueda impulsarte tu propio corazón. El principio de tan importante época de tu vida me ha obligado a adquirir, en mis felicitaciones de cumpleaños, un tono más grave de los que hubiera deseado. No tienes que deducir por ello que quiero coartar con las invocaciones al deber el derecho de la juventud a disfrutar del lado alegre de la existencia.


Pero para ese verdadero disfrute se precisa la felicidad; es más, la felicidad aparece como una premisa para que no se altere el goce de la vida. Sólo así puede conseguirse la verdadera dicha. Esa dicha que es mi más sincero deseo para tí.



Spandau, 15/12/1958

Mis pensamientos se apartan ahora largamento de la civilización para alcanzar los restos que han quedado de una auténtica cultura: las fiestas de Navidad. Cuántas evocaciones despierta en nosotros el solo pensamiento de estas fiestas ! Son las más profundamentes amables, las más alemanas de todas las celebraciones, por lo menos tal como aparecen en el recuerdo de tantos y tantos, asociadas a sus años de infancia y juventud: el aroma de los abetos y las candelas encendidas. Considero que deberían seguir celebrándose siempre así esas jornadas: que las antiguas canciones navideñas deberían escucharse, para sosiego y paz de los espíritus, con el fervor prestado a la "missa Solmenis" o el "Requiem" de Mozart. De esta manera, la Navidad equivaldría a la unión siquierar sea en el recuerdo, tanto vuestro como mío; al recuerdo de todos aquellos que me pertenecen...



Spandau, 24/4/1960


Coincido plenamente con tu opinión de que resultaría más importante librar a la Humanidad de muchos azotes y plagas que volar a la luna. Hay, a mi entender, cosas mucho más importantes, entre ellas cuidar de que nuestra esfera terrestre no este repleta, dentro de unos decenios, de seres humanos a los que falte lugar y alimentos. En vez de ellos se ejercita el costoso "hobby" de emprender un futuro tránsito de ida y de vuelta con nuestro satélite, sin duda con el propósito de llegar a una especie de "deportación" de los "hombres peligrosos" al mismo. (sonrie)


Spandau, 7/4/1963

Habéis estado alguna vez en Kaiserstuhl? En caso negativo, no desaprovechar la ocasión si llegáis al lugar, de dar un paseíto por allá; debe reinar un silencia extraordinariamente sugestivo y resultar por consiguiente sumamente encantador; si se siguen solitarios senderos de a pie, se dominan encantadoras vistas sobre Vogesen y la Selva Negra oriental. Muy interesante es desde el punto de vista geológico (terreno neovolcánico), con la temperatura media más alta de Alemania y también dotado botánicamente con flores que no se dan entre nosotros, entre las que hay que contar las violetas blancas y las maravillosas lilas salvajes. En cuanto a los vinos de Kaiserstuhl, es mejor guardar silencio (sonrie).


Ay ! Querría poder recorrer de nuevo uno y otro rincon del Santo Reich, aunque no sea en la actualidad tan santo, pero sí capaz de ofrecernos, para nuestro goce, eso de los que Dios le ha dotado, en especial los vinos. Acudid en representación mía y acordaros de mí al degustar el vino. Pero pongo rápidamente punto final para no sentirme tan sentimental como si me hubiera bebido un cántaro de vino.


Spandau, 26/4/1968

Hoy he podido contemplar desde aquí una hermosa lucha aérea, con vuelos en picada, enderezamientos, cerradas curvas e incluso "looping": en pocas palabras: la más alta escuela de arte del vuelo por ambas partes. Fue admirable. Seis contra uno, a pesar de lo cual el último se mantuvo siempre orgulloso y se lanzó a frecuentes contraataques mientras lanzaba su grito de guerra. Era éste un cernícalo y sus oponentes, cornejas. Tuve la sensación, sin embargo, de que ninguna de las partes se tomaba las cosas con demasiada seriedad y obraban más bien como si lo hicieran por deporte, como una especie de ejercicios gimnástico matutino para mantenerse en forma con vistas a futuros vuelos. Cuando hubieron volado bastante y se hallaban visiblemente agotados, hubo entre lo oponentes una pausa, una especie de armisticio, y se posaron, amigo y enemigo, uno no lejos de otro.


Asesinado el 17 de agosto de 1987

Combatiente de gloriosas campañas

siempre enarbolaste la misma bandera,

vanguardia, fe y permanencia entrañas

tu postrera hora igualara la primera.

Aun cuando, paloma en mano, alas tomaste

no hubo hipocresía, sino fidelidad...

escupida fue la enseña que ayer mostraste

jamas lo será el halo de tu integridad !!

Si a las rejas te arrojó el odio nefasto

más poderoso, la humillación venciste

y hasta los caballos de Troya dominando

un segundo vuelo, más épico, emprendiste.

Venganza y envidia....de nada valieron

y que subieses al pico imperecedero

ni las propias cadenas lo impidieron !!

Al desgarrarse tinieblas del olvido

ahora el enemigo te contempla, altanero,

la antorcha flamante, firme, en el brazo erquido

afirmando la esperanza en la reconquista...

sólo el estoicismo de tu bastión de acero

digno es del alma ¡Nacionalsocialista!


''Vivir se debe la vida de tal suerte que viva quede en la muerte". Y Rudolf Hess cumplió este mandamiento. La muerte no es para él algo aterrador: es simplemente otro acto de servicio.

El mejor homenaje que podemos brindarle es continuar la lucha sin cuartel contra los enemigos de la verdad. Que Dios le de a Rudolf Hess el descanso eterno y a nosotros nos lo niegue hasta conseguir el cumplimiento de los ideales que compartimos.